Monitoreo de gatos silvestres

Foto: Eduardo Minte Hess

Gatos silvestres

Diversos pequeños felinos habitan en nuestro país, entre ellos el gato de Geoffrey, el gato de las Pampas y el gato Guiña. Desafortunadamente, existen pocos datos sobre estas especies, impidiendo generar planes de conservación adecuados. Con el fin de mejorar la información disponible, estamos realizando evaluaciones ecológicas y de vida silvestre de estas especies, particularmente en los Parques Nacionales Pumalín Douglas Tompkins y Patagonia, a través del monitoreo centrado en la ocupación, distribución, estado poblacional y genética, datos que permitirán mejorar las acciones de manejo y conservación de estos pequeños felinos.

Se instalarán cámaras trampa, y en una segunda etapa, con una mejor comprensión de las áreas con mayores densidades de población, se planea realizar capturas en vivo y el uso de collares GPS / VHF para monitorear la actividad, el uso espacial y del hábitat.

Caracterización de las especies

Gato de Geoffroy

El gato de Geoffroy es un felino de tamaño mediano, con pesos de 3 a 5 kg. Su coloración general es gris amarillenta, que se mezcla con una gran cantidad de pequeñas motas o manchas negras en los flancos del cuerpo, que se unen formando líneas en el cuello y extremidades. La cola, que posee una serie de finos anillos negros, es moderadamente larga, pudiendo representar un tercio del largo total del animal. Es buen trepador y generalmente descansa en los árboles o entre la vegetación densa durante el día. Es también un excelente nadador.

Su rango de distribución incluye Argentina, Paraguay y Uruguay, este de Bolivia, y sur de Brasil y Chile. En Chile se lo ha encontrado en ambientes de transición entre bosque y estepa patagónica, hasta los 1.000 msnm, en las regiones de la Araucanía, Aysén y Magallanes. Vive en matorrales densos, estepa patagónica arbustiva y herbácea, pastizales pampeanos, bosques secos y, en menor medida, bosques templados de Nothofagus.

Gato de Geoffrey | Foto: Eduardo Minte Hess

GATO DE LAS PAMPAS

Es un felino de pequeño tamaño: pesa 2 a 3,7 kg y mide 52 a 70 cm de longitud del cuerpo; y 29 a 32 cm de longitud de cola. Es una especie que por su amplia distribución, presenta una importante variabilidad en la coloración de su pelaje, aunque en todas las subespecies que viven en Chile predominan tonalidades café amarillento y rojizas.

Se distribuye a ambos lados de Los Andes desde Ecuador (marginalmente sur de Colombia) hasta el Estrecho de Magallanes. En Chile se describen tres subespecies: Leopardus colocolo garleppi que vive desde el límite norte con Perú hasta la Región de Antofagasta, de preferencia en altiplano y precordillera; Leopardus colocolo colocolo que es endémico de Chile central y que habita desde Coquimbo a Concepción y Leopardus colocolo pajeros que vive en Aysén y Magallanes, siendo una subespecie ampliamente distribuida en la Patagonia argentina.

En general, el más conocido es que el que vive en Chile central, que destaca por tener el pelaje del dorso gris, con manchas de color café rojizo oblicuas al cuerpo y una línea negruzca en el medio del dorso. Las extremidades anteriores son café amarillentas y destacan líneas café-negruzcas transversales muy evidentes. La cola es gris, similar al dorso, y con anillos oscuros. La cola mide aproximadamente un cuarto de la longitud total del animal (nariz a punta de la cola). La nariz es clara, generalmente rosada. Es de hábitos solitarios, terrestres y preferentemente nocturnos.

Leopardus colocolo | Foto: Franco Elgueta R.

GATO GÜIÑA

De todos los felinos neotropicales, la güiña es la especie más pequeña de Sudamérica y uno de los más pequeños del mundo, pesa en promedio de 1,8 a 2,5 kg. Es una animal solitario y de hábitos más nocturnos, que frecuentemente pasa bastante tiempo sobre los árboles.

Se describen dos subespecies, Leopardus guigna tigrillo entre Coquimbo y Biobío (subespecie endémica), donde habita en bosques mediterráneos matorrales y bosque esclerófilos y además tiene un pelaje más claro y un tamaño corporal más grande; y Leopardus guigna guigna desde la Región de la Araucanía hasta Aysén, esta última habita también en Argentina.

La güiña es muy cercana al gato de Geoffroy con el cual puede ser confundido. Sin embargo, el gato guiña posee un rostro más pequeño y una cola más gruesa y mucho más corta (un cuarto de la longitud total en la güiña y casi un tercio en el gato de Geoffroy). Por otro lado, las especies no comparten el mismo hábitat, ya que el gato de Geoffroy es de ambientes más abiertos, y en Chile su distribución está restringida a sectores más patagónicos de Aysén y Magallanes.

Esta especie presenta una de las distribuciones geográficas más restringidas del mundo, encontrándose únicamente en el territorio chileno y argentino. En Chile, se distribuye desde Coquimbo hasta el sur de Cochrane (Aysén), principalmente asociada a ambientes de bosque y matorral más densos o de mayor cobertura.

Gato Güiña | Foto: Eduardo Minte Hess