Parque Nacional Cerro Castillo

Parque Nacional
Cerro Castillo

Creación del Parque

Fecha de creación: ​​7 de julio de 2018
Superficie: 143.502 hectáreas (354,601 acres)
Ecosistema: Bosque caducifolio de Aysén, herbazal templado andino y estepa mediterránea templada.
Objeto de conservación: Huemul
Ubicación: Región de Aysén
Almacenamiento estimado de carbono: 62,1 millones de toneladas métricas

Cerro Castillo, una de las montañas más llamativas y hermosas de la Patagonia Chilena, es la pieza central y homónima del parque, el que cuenta con un circuito de trekking reconocido a nivel mundial. Los ventisqueros colgantes forman lagunas de intenso color turquesa, y sus bosques de lenga y ñirre son refugios perfectos para el amenazado huemul. Pumas y carpinteros magallánicos también son otras de las especies emblemáticas que habitan el área.

Historia

Creada en 1970 como reserva nacional, Cerro Castillo fue recategorizado a Parque Nacional como parte del Acuerdo firmado entre el Estado de Chile y Tompkins Conservation el año 2018.

Valor ecológico

Los Bosques caducifolios dominan el parque, donde destaca la presencia de lenga y ñirre, aunque también es posible encontrar especies típicas del Bosque Siempreverde como el coigüe de magallanes. Notros, calafates, chilcos y chauras son sólo algunas de las especies arbustivas y a partir de noviembre ya se pueden avistar especies endémicas de orquídeas silvestres.

El Parque Nacional Cerro Castillo es uno de los refugios del amenazado huemul y de otras especies como el puma, el chingue, el zorro, entre otros. Cóndores y águilas moras sobrevuelan las cumbres del magnífico Cerro Castillo, y el bosque es refugio de aves como el rayadito, carpintero negro, chucao y churrín del sur.

Rewilding en Cerro Castillo

Cerro Castillo es un área clave dentro del proyecto que impulsamos Corredor Nacional del Huemul.
Aledaño al sector norte del parque se encuentra el valle Las Horquetas, donde adquirimos terrenos para dedicarlos a la conservación de esta especie, ya que es un importante hábitat de invernada, entregando a los huemules acceso más fácil a la alimentación. Además de ello, otorga conectividad a los diferentes grupos de huemules que ocupan este sector como corredor. Actualmente impulsamos un programa de monitoreo de huemules junto a Conaf, y esperamos poder concretar en el futuro la construcción de un centro de rehabilitación y rescate para esta especie en peligro de extinción.
En un mediano plazo se espera donar estas tierras al Estado para ampliar el parque, consolidando de esta forma esta área protegida como hábitat clave para la supervivencia del huemul.

 

Más información del parque aquí